martes, 27 de diciembre de 2011

Vacaciones: Pileta!!!!!


Cierto que no nos veiamos asi... jeje


Tipo tres y cuarto o y media... jaja... “Hace como media hora que estamos dando vuelta... Llegábamos a la farmacia y doblábamos, asi nunca te íbamos a encontrar... Creí que era una cuadra antes.” Partimos caminando... Tchê-tcherere-tchê-tchê... Hacía calor, mucho calor... pero eso no impidió tomar un mate. Eso si, teníamos yerba, azúcar, termo y agua pero no mate... Tuvimos que esperarlo... jaja... Luego el reto de sacar la tapa del termo de la yerbera... ¿A quien se le ocurre? Si ya sé... “Si no sale te juro que te capo”... “Así va quedar menos boludo”... jaja... Por suerte y gracias a una llave mágica salió y nadie salió herido...
Luego vino el vóley... “Ay... la arena quema”... y “Cuidado que en el césped hay rosetas... Lo se de buena fuente” Al menos debía tener ocho espinas por cada pie... se ponía las ojotas cada vez que salía de la cancha de vóley... Debo admitir que mi equipo perdió... podría decir que fue porque éramos tres contra cuatro, pero sería mentira... ¡Éramos malísimos! No veíamos la hora de que terminara el partido y dejar de vernos humillados... 20 a 17... No tan mal... 20 a 11... Emmm ¿Tengo que decir algo? Jeje... Mejor reírse.
Las cartas fueron lo mejor... Dejamos el mate de lado, compramos una Sprite. Me enseñaron a jugar a “la mosca”... Divertido... Perdí... ¡Qué raro! Conste que era principiante... Minifacturistas... riquísimas... Tonterías dichas, muchas... No nos metimos en la pile... Al menos las chicas... Los chicos si... y sin pagar... Lo gracioso: la cuidadora echo a dos chicas que estaban metidas sin pagar y a ellos no los descubrieron... “Que desubicadas meterse sin pagar el baño” “Mira quién habla” jajaj...
Se hicieron las siete y algo y todos marchamos a casa... Consegui que me trajeran en chata...

lunes, 26 de diciembre de 2011

Vacaciones: Día de joda!!!!!




Nada más lindo que salir de joda y sentirse incluido... Sentirse en casa con gente que acabas de conocer... Tomar... (Moderadamente jaja)... Jugar a las escondidas... “guarda que hay un pozo por ahí”... Reírse de nosotros mismos hasta decirle al del al lado “¿Vamos al baño?”. Joder... y joder aún más... Ver que me tratan bien, que no les importa de dónde vengo ni a donde voy, que de repente y sin pensarlo parezco uno de ellos... La barra...
Hablamos boludeces y nos reímos... preguntamos boludeces, de pronto nos pusimos serios y comentamos que estudiamos o vamos a estudiar; y luego volvimos a reír. Miramos la hora... “Mañana trabajo, me voy dentro de un ratito.” Eran la una y media... jaja... Y algunos se fueron, los que tenían en que...otros esperamos a que nos echaran del quincho para irnos en la chata del último.
“Mañana o cualquiera de estos días me mandas un mensaje y nos juntamos a tomar mate. O te agrego a face.” Ser así y hace menos de cinco horas no sabías quien era yo. Nunca me había sentido tan bien, pero ahora si... Y bueno habrá que mandarles un mensajito para volver a sentirse bien. Ni hablar que año nuevo me voy con ellos a “Agua de Luna”, tipo que es un boliche al aire libre.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Feliz noche buena!!!!!!!!

Me pareció una imagen de lo mas cómica...jaja

Acá estoy... Resulto ser que la maratón de escritura fue productiva, no tanto como yo quería, pero eso es mi culpa... jaja... Bueno hoy es nochebuena... víspera de navidad o como quieran decirle... Yo comeré en casa de mis tíos, con mis abuelos y mis primos. Mis padres están lejos hoy, pues se quedaron en casa porque tienen que trabajar. Les mando un saludote y muchos besos...
Mas que nada esta entrada era para desearles a todas mis seguidoras y seguidores... ¡UNA MUY FELIZ NAVIDAD! Que sus sueños se cumplan y sean felices...
Con mucho cariño
Lulai.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Tercer y Cuarto dia de la maraton...

Bueno...el tercer dia fue un dia perdido.... me pase la mitad del mimos en un vehículo viajando hacia la casa de mis abuelos.... Bueno ya estoy aqui....jiji... Y hoy, cuarto dia de la maratón, me la pase escribiendo para compensar el tiempo perdido...jaja... Otra vez no subire lo que escribi porque es un capitulo de la segunda parte de una novela que utilice para un concurso... Si no llego a garnar (cosa muy posible jiji) lo subire aqui y luego subiré la segunda parte que aún esta en proceso pero va por buen camino... jajaj...
Bueno... las dejo para seguir escribiendo...

sábado, 17 de diciembre de 2011

Segundo dia de la maraton (atrasado)

Pufff... Había empezado bien, pero resulta ser que ayer no pude tocar la compu en toda la tarde. He de confesar que durante la siesta de ayer me entretuve terminando de leer un libro y que cuando al fin dije "es hora de escribir" mi mamá se levanto y nos llevo a mi hermano y a mi a comprar cosas que nos faltaban para el viaje. Si señoras y señores, me voy de viaje... a casa de mi abuela... jeje... Pasare las fiestas allí...
Espero hoy si poder escribir, aunque lo dudo... aun no hemos armado los bolsos y debemos partir a las tres de la tarde... (hora argentina) jeje... La cuestión: cuando este instalada en lo de mi abuela...(supongo que mañana a la mañana) escribiré todo lo que no escribí en estos dos dias....
Saludos...

jueves, 15 de diciembre de 2011

Primer día de la maratón...

Pues resulta ser que escribí lo que tenía que escribir y me siento bien conmigo misma....Yupi!!!! jaja... Aunque no subiré lo que escribí porque aun no esta finalizado les diré de que se trata. Es un nuevo proyecto que estoy planeado con mi hermano. Pues verán este año que comienza pronto sera mi ultimo año en la familia, pues luego me iré a la universidad... Tengo la certeza de que eso le da un poco de melancolía a mi hermanito que se quedara solo con mamá y papá. Fue así que decidí escribir algo con el. 
Es la historia de dos hermanos, valga la redundancia, que, bueno, tienen nuestros caracteres pero una vida muy diferente a la nuestra... Yo escribiré el punto de vista de al chica y mi hermano, el del chico.... No es una historia da amor... NO, es más una historia fraternal. Me gusta y quiero terminarlo antes de que termine el año que me queda aquí...
Espero tener suerte!!!! Y nos vemos mañana.... jaja... La quiero...

martes, 13 de diciembre de 2011

Entrada especial: Feliz Cumple Tanu!!!!!!

Como dice el titulo esta entrada es un regalito para mi mejor amiga Tania, que en el dia de hoy cumple 17 añitos... Me alcanzaste chiquita...jaja... Sabes que te re quiero, que te deseo lo mejor y que esto te lo debía haica mucho tiempo... Bueno aquí esta, mi cuentito para tí.

La Luz y la Princesa

Dibujo hecho por Tanu para este relato...
Erase una vez, en un lejano país donde la Luna jamás dejaba de brillar, una Princesa que se sentía atrapada debido a la sobreprotección de sus padres, que temían que algo malo le sucediera y no la dejaban jamás traspasar las paredes del castillo.
Fue así que una noche en que la Luna comenzó a menguar y todo se hizo más oscuro, que la Princesa aprovecho para pasear por el jardín sin límites. Durante seis días más la Luna siguió achicándose hasta desaparecer por completo al séptimo día.
La Princesa se encontraba de lo más emocionada, pues si todo seguía así iba a poder continuar con sus paseos sin que sus padres se enterasen. Pero sucedió que tras una semana completa sin Luna, esta, así como de la nada había comenzado a menguar, comenzó a crecer otra vez, llenando de tristeza a la joven Princesa que intentó aprovechar al máximo las pocas noches de libertad que el quedaban.
Suspirando con desanimo se paso aquellas noches en que la Luna brilló con todo su esplendor. Sin embargo, para sorpresa de todos los habitantes del reino, al séptimo día la Luna comenzó menguar nuevamente. La Luna parecía jugar y nadie podía dar respuesta a sus incesantes idas y venida. Mas la Princesa se acostumbro a aprovechar esas veintiún noches entre luna llena y luna llena.
Sucedió que una noche oscura antes de que la Luna comenzara a crecer, la Princesa, que se hallaba en uno de sus paseos nocturnos, escuchó un suave tarareo que la brisa traía hacia ella desde el bosque que lindaba con el jardín del catillo.
Atraída por saber la procedencia de esa voz, ella fue siguiéndola con sigilo. Tras caminar un largo trecho, la Princesa, dio con una cueva de la que surgía una luz blanca y pura. Curiosa por ver más, se asomó por la entrada y descubrió a una joven de cabello negro oscuro sentada en un rincón.
La joven llevaba un vestido delicado de un color rosado y parecía estar rodeada por un aura luminosa. Asombrada por lo que veía, la Princesa dejo escapar un pequeño jadeo que alertó a la joven de su presencia. Esta, interrumpió su canción para escrutar a la Princesa durante algunos segundos antes de regalarle una tímida sonrisa.
— Hola —saludo la joven con un gesto casi imperceptible de su cabeza.
— Buenas noches —correspondió la Princesa—. ¿Quién es usted?
La se sonrojo, pero permaneció en silencio.
— Vamos, decídmelo —rogó la Princesa.
— Yo soy la Luz de Luna…
La Princesa abrió los ojos con desmesura, pues en verdad no esperaba una respuesta así, y, a pesar de lo descabellada que parecía, le creyó cada palabra.
— ¡Por ello el brillo que te rodea! —exclamó la Princesa con emoción.
La Luz asintió sin decir palabra y miró con temor a la Princesa.
— Por favor… —junto las manos en su regazo rogando—…no se lo vaya usted a decir a nadie.
La Princesa negó con convicción y prometió no contar ni una palabra a nadie, ese sería su secreto.
— ¿Qué es lo hacéis en la Tierra?
La Luz levantó la cabeza, llevaban largo rato en silencio sentada una junto a la otra.
— La Tierra me parece un lugar muy divertido. Tantas plantas, animales y…personas… Es todo tan diferente de mi solitaria vida… Aquí, aunque a los humanos les de miedo, al menos puedo estar con los animales. Ellos se me acercan —mientras hablaba una gran sonrisa se había formado en su rostro—. Lo que no imaginaba que me tomaría tanto tiempo bajar hasta aquí. Por lo que he decidido bajar cada un pequeño periodo. Los humanos sobrevivirán una semana sin Luna al mes, ¿no?
La Luz observaba a la Princesa con la esperanza que esta le diera la razón y así poder regresar a la Tierra sin culpa por descuidar sus obligaciones.
— Claro —la Princesa también era consciente que los viajes de la Luz la beneficiaban a ella también.
— Es hora de que me ponga en marcha —la Luz miró hacia la entrada de la cueva donde los rayos solares comenzaban a ingresar y se puso en pie con delicadeza—. No veremos.
Así, la Luz retomó su viaje al cielo y la princesa volvió a su encierro en el castillo, ambas esperando el momento de volver allá donde se encontraban felices.
Con cada día que pasaba, más cerca se hacía el rencuentro y mas crecía la emoción de la Princesa, pues ahora tendría con quien compartir sus paseos. En cambio, la Luz, se sentía aterrorizada. Había revelado su mayor secreto a una persona que apenas conocía y no pudo evitar comenzar a dudar de la palabra de la Princesa.
Pasados los siete días de luna llena, la Luz, se debatía entre su miedo a ser descubierta y sus deseo de volver a la Tierra, por lo que se pasó un día mas y no bajo. La Princesa se sorprendió de que hubiese una octava noche con luna completa y cuando hubo una novena comenzó a preocuparse. Pensaba que tal vez era de ella la culpa de que la Luz ya no bajase y de perder sus paseos nocturnos.
Al fin, al decimo día la Luna comenzó a menguar y la Princesa sonrió de nuevo. En verdad deseaba ver a la Luz otra vez. Fue así, que la primera noche sin Luna, la esperó en la cueva donde se habían conocido.
— ¿Qué fue lo que te sucedió? —ese fue el impulsivo saludo de la Princesa al ver ingresar a la Luz.
— Yo…lo lamento… —se disculpó la aludida avergonzada— Tenía miedo.
— ¿Miedo? ¿A qué?
La Luz bajo la mirada al tiempo que se sus mejillas se teñían de rojo.
— De…de que rompieras tu promesa y me delataras —tartamudeó en respuesta.
A diferencia de lo que se esperaba, la Princesa rompió a reír.
— No lo haría, no lo haré… —dijo al fin cuando pudo detenerse.
La Luz y la Princesa tuvieron así un acuerdo mutuo de compartir aquellas siete noches sin Luna juntas, pues era evidente que una necesitaba de la otra.

A veces suele suceder que hay impulsos que nos llevan por buenos caminos, como a la Luz y a la Princesa, que las llevo a una amistad que perduró por años. Abas sabían de la otra y se veían a diario, pero no fue hasta que la Luz se dejo llevar por ese impulso que lograron un grado de intimidad que las benefició a ambas.


jueves, 1 de diciembre de 2011

Sueño 2: Tortuoso deseo



Todo era borroso. Solo era consciente de la felicidad que me llenaba, de esa sensación de satisfacción que sentía en el fondo de mi pecho. Mis manos acariciaban protectoramente mi vientre abombado. Solo era capaz de mirarlo con una ternura y un anhelo desbordante. Ansiaba tener en mis brazos a ese ser que sería solo mío.
De repente la situación cambio. Seguía sin ver nada más que a mí misma, pero la felicidad se había esfumado. En su remplazo había surgido el miedo y la impotencia. Estaba segura que algo malo amenazaba la salud y bienestar de esa criatura que crecía en mi interior. También tenía la horrible certeza de que nada podía hacer yo para cambiar algo. No.
Todo desapareció, la angustia, la emoción, la dulce y tersa barriga. Ya todo se había ido, ya no  había más que mi soledad y la persistente sensación de que me faltaba algo. Algo que nunca había tenido, pero que si deseaba con todas mis fuerzas.

Ok, como que les he advertido que mis sueños son raros...jeje... Bueno aqui tienen el segundo... Espero que lo disfruten.

martes, 15 de noviembre de 2011

Un Dulce Recuerdo. Capitulo Quinto: Solo un dulce recuerdo.


Querido Iñaki:
Este verano ha sido el más maravilloso de todos y no lo digo por exagerar. Has cambiado por completo mi forma de ver lo que rodea. Te lo agradezco.
Estos meses he aprendido a amar y a luchar por quienes amo, y todo gracias a ti. Te entregué mi ser por completo, lo desarmaste y rearmaste con solo una mirada. Retorciste mi mundo simétrico con tus locas ideas y creaste una obra de arte.
Sin embargo, parece ser que el destino nos corta el tiempo para estar juntos. Se acaban las vacaciones y yo iniciare la carrera de medicina y tú viajaras a Buenos Aires para entrar en el mundo de la política.
Te deseo buena suerte en tu vida. Nunca te olvidaré y siempre te amaré.
Tu Ara.
P.D.: Ojala cuando nos reencontremos sigamos siendo grandes amigos.

El micro partía de la estación y él releía la carta por décima vez. Hacía una semana que ella se la había dado antes de despedirse con un último beso. Largo y angustiante. Ahora mismo se preguntaba por qué no la había encarado años antes, por qué había esperado hasta el último tramo para animarse. Sonrió mirando hacia la ruta, el destino era así. Más este verano jamás lo olvidaría.

En otra ciudad, sentada frente a una hoja de examen, Araceli recordó que a esa hora Iñaki debía de estar ya rumbo a Capital Federal. Entre el pulgar y el índice tomó el dije en forma de mariposa, que él le había regalado el mismo día de la despedida. “Un recuerdo” había dicho.
Era precioso, enteramente de plata y filigrana de oro. Debió de haberle costado bastante. Ella solo le dio una carta. Sintió que enrojecía, ¿por qué no se le había ocurrido otra cosa? Bueno, ya estaba hecho, no había nada que hacerle; y de igual modo a él le había agradado.
Cerró los ojos y rememoró su rostro antes de concentrarse en el examen. “Ojala que todo salga bien.” Pensó y no solo por el examen.

Doce años después...
- Amor, vamos a llegar tarde. – gritó Iñaki para hacerse oír.
- Ya voy. – respondió la voz femenina desde el cuarto. - ¿Sol esta lista?
- Si, esta preciosa. – levanto a la niña de cuatro años del suelo y le beso la nariz.
- Ok, vamos. – dijo ella apareciendo al fin.
- Mami esta linda. – chilló Sol alegre por la inminente fiesta.
Los tres subieron al auto. El viejo Fiat había sido cambiado por un Corsa más familiar. Llegaron a la fiesta cuando esta estaba en todo su esplendor. Sol iba aferrada a su padre y este la observaba con ternura.
- Aún no entiendo para qué es la fiesta. – comentó la madre sin dejar de mirar para todos lados.
- Miriam... – susurró Iñaki al oído de su mujer. – No juntamos varios políticos y sus familiares. Vamos, diviértete.
- Si, pero...
- Ya deja de quejarte. – dijo él, pero dejo de prestarle atención en el momento que su mirada se situó en la silueta que se hallaba a unos metros de distancia.
Y aunque no era ni la misma fiesta ni el mismo vestido, su mente evocó a un magnifica Julieta de Verona. Solo podía ver su espalda, más estaba seguro que sería ella.
- Toma a Sol un minuto. – dijo pasándole a su hija a Miriam. – Voy a saludar a alguien y ya vuelvo.
Se encaminó hacia la silueta dejando atónita a su mujer. No despegó ni un segundo la vista de ese cabello lacio que caía como una cascada hasta su cintura.
- ¿Ara? – preguntó sin animarse a pronunciarlo más alto.
La aludida se volteó sorprendida de escuchar esa voz tan familiar. Sus miradas se encontraron y se reconocieron en los ojos del otro. Araceli le sonrió con la mayor dulzura que surgió de su corazón. Sin mediar palabra lo abrazó estrechándolo contra su cuerpo con firmeza.
A Iñaki, aunque feliz ante tan repentino reencuentro, algo no le cuadraba, pero ¿qué era? Pronto descubrió que era ese bulto que entorpecía el abrazo de ambos. Se separó y le miró la pancita que sobresalía entre el modal rosa de su vestido.
Sus ojos se volvieron a encontrar, y ella pudo percibir la pregunta silenciosa. Se sonrojó, por la vergüenza que le da tanta felicidad. Él se recriminó sentirse herido por la situación en que la encontró. ¿Acaso no tenía el una niña y de varios años?
- ¿Me permites esta pieza? – le propuso galante. Ella dio una pequeña reverencia y le ofreció su mano.
Ambos se posicionaron, él con sus manos en la cintura de ella y ella con las suyas apoyadas en los hombros de él. Bailaron al compás de la música melódica, disfrutando el momento de intimidad prohibido.
Varios metros más allá, Miriam los observaba con su hija en brazos. Un hombre alto de cabello rubio y engalanado con un traje, se posicionó a su lado mirando en la misma dirección.
- ¿Tu marido? – le preguntó con voz jocosa. Miriam asintió sin más. – Mi prometida. – agregó luego.
Ambos se miraron y sonrieron. Pudieron hacerlo, porque sabían que pasase lo que pasase sus parejas volverían. Ese verano quedó en sus memorias, pero el tiempo lo había transformado en un dulce recuerdo que les era imposible retornar.

Fin

domingo, 6 de noviembre de 2011

Carta desesperada (Dia de lagrimas)


 Me gustaría saber que vez cuando me miras. Yo veo una adolescente madura, que le va bien en el colegio, que tiene una excelente relación con sus padres, que no se mete en líos, que es muy estructurada...Si, cosas buenas. Pero que no tiene mucha relaciones sociales. Cuento con algunas contadas amigas.
 Tengo una amiga del alma, pero tiene novio. Bien por ella, que se siente amada, que ama y sufre por amor.
 Tengo otra amiga que me comprende del todo. Lastima que vive en la otra punta del continente.
 Tengo Face, pero no hay mucho que comentar en el. Me siento delante de la barra que dice "¿Que estas pensando?" y no se que poner. No puedo colocar un "Te amo" porque no habría nadie que no recibiera. No hay canciones que describan lo que siento porque en su mayoría son de amor.
 Tengo miedo, mucho miedo de hacer las cosas mal, por eso medito mucho mis pasos en la vida. Miedo a perder las pocas amigas que tengo. No las atosigo por miedo. Acepto todo lo que hacen y dicen por miedo.
 Amiga, si alguna vez me viste muy pesada es porque me da miedo perderte. Ya he perdido tantas amistades que intento cuidar cada parte de tu vida, para que te sientas feliz a mi lado y no te alejes.
 A vece me callo y no te hablo esperando que te des vuelta y me digas "¿Que te pasa hoy?". Espero ese mensaje que diga "¿Nos juntamos?". He intentado regalarte cada sonrisa cuando la necesitaba. Me he prometido aconsejarte cuando te veía en el mal camino, pero dejarte seguir si después de escucharme seguías convencida que tus decisiones eran las mejores. Me propuse no criticarte como los demás, evitar enojarme contigo. Porque te quiero, por que a veces creo que si te hago disgustar te alejaras.
 No quiero quedarme sola. Temo terminar aislada. Sobre todo temo y no quiero perderte. ¿Me harías un favor? No me lo permitas. Ayúdame a socializar, a destrucuturarme, a dejar de razonar todo lo que hago, a dejar de pensar en la consecuencias de cada palabra, a soltarme, a sentirme libre, a divertirme con impulsos, a deshinibirme de buen a manera.

domingo, 30 de octubre de 2011

Sueño 1: Ni pies ni cabeza...


 No sabía cuanto llevaba sentada en esa silla, pero me veía absorbida por la desazón. Tenía el infantil impulso de taparme los oídos, de no oír y negar todo lo que i madre me estaba rebelando.
 ¿Qué yo era adopatada? No tenía sentido. Pero ella no dejaba de decirme y repetirme que yo no era su hija biológica  que ningún lazo sanguíneo me unía a esa que yo creía mi familia.
 Salí corriendo de allí a toda velocidad sin importarme que la noche ya se cernía sobre la ciudad. Camine sin pensar a donde iba hasta que llegué a la casa de la única persona en quien podía confiar.
 Elizabeth me abrió la puerta antes que si quiera llegara a tocarla. Llevaba un ajustado vestido negro de fiesta que le llegaba a mitad del muslo, unos zapatos con taco aguja e iba maquillada como para salir.
 — ¿Qué haces aquí? —preguntó pestañeando.
 — Eli, tengo algo que contarte. —dije melancólica.
 — Si, si, linda —me miró sonriente—, pero primero vamos por algo para tomar.
 Sin prestar atención a mis objeciones, me arrastro a la tienda más cercana, lo que no significaba que estuviera muy cerca. Entró y se dirigió como embalada a la zona de bebidas alcohólicas. Yo no tuve más remedio que seguirla. Observó todas las opciones y luego a mí. Me limité a encogerme de hombros, solo quería contarle mi terrible descubrimiento. Ella, finalmente, se decidió por un Frizze azul y nos lo llevamos.
 Ya fuera, en la calle, buscamos un alero gajo el cual sentarnos. Elizabeth abrió el vino espumante y se llevo la botella a la boca.
 — Eli. —la llamé, pero seguía bebiendo sin mirarme— Basta. —para detenerla le quité la botella y tome un trago yo— Tengo cosas que contarte...
 No pude seguir hablando, porque un hombre de gran contextura física se nos acercaba. Un escalofrío recorrió mi nuca cuando por mi mente pasaron posibles causas por las que un hombre se aproxima a dos chicas en mitad de una noche. Baje la vista nerviosa, pero Eli no.
 — Toma, aquí tienes. —mi amiga sacó de su bolsito un pequeño paquete de plástico trasparente lleno de un polvo blanco— Ahora no molestes.
 El hombre aceptó lo que le daba con satisfacción y se sentó a nuestro lado a inspeccionar su contenido. Yo no salía de mi asombro. Primero que era adoptada, ¿y ahora qué? ¡¿Mi mejor amiga vendía drogas?! Atontada y confusa, bebí un trago mas del vino espumante, esperando que nada fuese real.

Jojo...Tal vez crean que me he tardado un poco en colgar el primer sueño, pero a decir verdad...Primero tenia que pasarlo a la compu y eso me llevo unos dias...jiji....Me distraigo con facilidad....Segundo hacer como dos dias que no metia al blog...pero bueno aqui esta...Espero que lo disfruten...Para mi soñar esto fue una total locura...Me desperte confusa...
Besotes...
Lulai...

martes, 18 de octubre de 2011

Un dulce recuerdo. Capítulo Cuarto: Comprensión


Ella parpadeó confusa ante tanta luz. No recordaba el momento exacto en el que se había quedado dormida. Mas si comenzaba a rememorar cada instante pasado la noche anterior. Una ancha sonrisa se extendió por su rostro. Se desperezó esperando encontrar a Iñaki a su lado, pero solo se topo con las sabanas frías.
Se sentó en la cama y miró a su alrededor. La ropa de él ya no se encontraba esparcida por el suelo y su bikini lo había colocado en una esquina de la misma cama. Araceli se levantó, se colocó el bikini y encima el short. Salió de la habitación un tanto desconcertada y recorrió de a saltos la escalera. Llegó a la cocina en pocos segundos. Allí encontró a Iñaki inclinado sobre la mesa escribiendo en una hoja de papel.
- Buenos días. – saludo alegre. - ¿Y los demás?
Él se irguió y arrugó el papel dejándolo sobre la mesa.
- Se fueron temprano a la playa. – dijo con sequedad.
- Me peino un poco y vamos. – aseguró Ara creyendo que el mal humor de él se debía a que se había levantado tarde.
- No.
- Bueno. Nos quedamos aquí. – dijo sin entender, pero sin importarle bien que planes hiciesen, mientras fueran juntos. – Podríamos ver una peli. Seguro que Alan tiene algunas junto al reproductor de DVD.
- No. Yo no voy a la playa, pero tampoco me quedo.
- ¿Qué quieres decir? Iñaki, ¿qué pasa?
- Me voy casa. – explicó calmado.
- ¿Cómo que te vas? – Araceli lo miró incrédula durante algunos segundos. – Y ahora se puede saber por qué.
Iñaki rodeó la mesa y caminó hacia la puerta de la cocina sin hablar. Ella lo frenó con la palma de la no apoyada en su pecho.
- Repódenme. – se sentía impotente. No sabía que sucedía, pues en la noche todo había sido perfecto o al menos lo fue para ella.
- Ya te lo dije. No sé si me banco esta situación.
- ¿Esta situación? ¿Qué situación? Haber, decime. – le gritó exaltada. – Porque, la verdad, yo no te entiendo.
- No me entiendes ¿no? – hizo esa pregunta con ironía y continuó cuando Ara asintió. – Bueno. Somos personas muy diferentes. Yo me gradué al ras, vos con honores. Fuiste elegida mejor compañera, reina del baile. Ese beso que nos dimos en el baile, el que todo mundo vio, nadie lo recuerda. Ni a mí me recuerdan a menos que sea para llamarme ñoqui...
- Pero que importan lo que los demás piensen si yo te quiero... – le interrumpió como si fuese obvio lo que le decía.
- No, ese no es el problema. El problema es que nadie sabe que soy tu novio desde hace dos meses. – suspiró, se rascó la cabeza y la miró a los ojos. – Siempre que estamos frente a los demás, no me registras. Si te quiero dar un beso o acariciar, me evitas delicadamente. Y eso me lleva a pensar que no quieres que lo nuestro se sepa. ¿Por qué? No lo sé, tal vez te doy vergüenza o que se yo. Pero a mí no me va, asique si te gusta jugar anda a buscar a Guillermo.
La esquivó para seguir adelante, pero antes de salir se volteó un poco y le dijo.
- Igual te advierto que lo único que busca es sacarte la ropa.
Araceli abrió los ojos sorprendida de lo que acababa de decirle. Cerró los puños con rabia.
- No creo que sea muy diferente a lo que vos hiciste conmigo anoche. – tenía toda la intención de herirle. – Entonces debo suponer que son iguales. O tal vez él tenga la decencia de no echarme la culpa a mí de que se va.
Iñaki se volvió completamente hacia ella.
- No me compares con él. Lo de anoche fue un erro, que jamás tendría que haber sucedido.
Caminó hacia la puerta y la abrió de un tirón. En el umbral a punto de tocar timbre estaba Guillermo.
- Genial. Lo que faltaba. – bufó Iñaki empujándolo para salir. – Acá llegó tu noviecito.
Araceli intentó seguirlo pero Guillermo le cortó el paso.+
- Iñaki. Iñaki. – gritó ella por encima del hombro de él. – Maldita sea, Iñaki, vuelve.
Sin embargo él no le hizo caso, se subió a su Fiat Uno y se marchó. Araceli se volteó e ingresó en la casa nuevamente en busca de su celular para llamar a Sonia. Necesitaba ayuda. Guillermo la siguió hasta la cocina donde ella encontró lo que buscaba.
- ¿Qué te tiene tan preocupada, princesa? – la interrogó como quien no quiere la cosa.
Ella trató de ignorarlo, pero él estaba cada vez más cerca. Cuando sintió que sus cuerpos se rozaban, se sorprendió de tal modo que soltó el celular. Este dio contra el piso y se abrió.
- Mierda. – maldijo ella repentinamente angustiada e intentó cogerlo, mas Guillermo otra vez se interponía en su camino.
Él estaba tan cerca que si se inclinaba un poco sus cuerpos estarían en pleno contacto.
- Guille... – comenzó a decir.
- ¿Qué hacía el ñoqui acá? – la interrumpió él.
- No le digas así. – frunció el ceño con una mezcla de irritación y culpa. – Se llama Iñaki.
Guille puso los ojos en blanco y levantó los hombros restándole importancia.
- Ara, la invitación iba enserio. –cambió radicalmente de tema a la vez que le acomodaba un mechón del cabello. – Me encantaría pasar tiempo con vos.
- Eh...Ya estoy saliendo con alguien. – le confesó Araceli.
- ¿Qué? ¿Con quién? – estaba estupefacto.
- Con Iñaki...
Una risa en forma de resoplido surgió de los labios del joven.
- ¿Con el ñoqui? – sonrió y luego frunció la boca. - ¿Qué puede tener el que no tenga yo?
- No se trata de lo que tengas o no. Yo quiero a él. – puntualizó ella.
Guillermo se puso rígido pero no se alejo de ella, sino que se le acercó aun más.
- Yo creo que cuando veas todo lo que tengo cambias de opinión. – la tomó de las mejillas tratando de arrimar sus rostros para besarla.
Ara consciente de su propósito se retorció entre sus manos. ¿Por qué todo le sucedía a ella? Acababa de perder a Iñaki y ahora esto. Cerró los ojos intentando no llorar. De pronto sintió como las manos que la aprisionaban se retiraban abruptamente. Cuando abrió los ojos vio una silueta parada en frente de ella en pose protectora.
- Iñaki. – susurró alegre y se permitió que algunas lágrimas resbalaran por sus mejillas.
- Le vuelves a tocar un pelo y te juro que te comes este. – dijo él levantando el puño en alto a Guillermo que había sido lanzado contra la pared. – Ahora vete.
Él lo observó durante un segundo sus posibilidades, pero a ver a Araceli ocultarse tras Iñaki decidió que valía la pena y se marchó aporreando la puerta de entrada.
- ¡Volviste! – dijo Ara rompiendo el absurdo silencio que se había armado y lo abrazó desconsolada.
- Si, me había olvidado el celu. – contestó el sin poder evitar acariciarle el cabello. - ¿Estas bien?
- Si. Ahora que estas aquí, si. – levantó un poco la vista. – Por favor no te vayas. Te quiero. Lamento lo que dije. No hay comparación entre ustedes. Eres el mejor por mucho.
- Sh...Ya sé...Yo también me pase un poco. – admitió estrechándolo más. – Espero que puedas perdonarme.
- Solo si prometes pensar antes de saltar como leche hervida. – Ara sonrió. – Yo prometo otro tanto.
- Ok. – coincidió y le besó la cabeza.

martes, 11 de octubre de 2011

Va de sueños...



Hola, bueno he hecho esta entrada para decirles que se me ha ocurrido abrir por asi de decirlo una nueva seccion... Veran soy una chica que sueña muy seguido y no me refiero a desear...no...sino que cuando duermo sueño...Mis sueños suelen ser muy raros, rarisimos...y muchas veces interesantes...por lo que se me ha ocurrido unir estoy con mi ganas de escribir y traerles breves relatos de los mismos...jeje...
 No se...ya me diran que les parece la idea...
 Conste que puedo cambiar alguna cosillas que en mi sueño aparecen pero solo porque me traiciona el inconsciente, pero que no deseo que sepa nadie...jeje...Ademas cambiaré nombres, para proteger a las personas involucradas y a veces tambien puede que cambie la perpectiva en las que estan narrados...jiji...Hay cosas que no quiero develar....
 Espero que le agrade y pronto tendran el primer Sueño...jiji (puede que esta misma noche)


viernes, 30 de septiembre de 2011

Un dulce recuerdo. Capítulo Tercero: Perdón.


Una hora después cuando Araceli y los demás regresaron a la casa, el Fiat aún no había vuelto, pero ninguno lo nota.
- ¡Iñaki! – gritó Araceli al ingresar.
- Para Ara, la puerta estaba cerrada y él llaves no tenía, asique no creo que este en la casa. – Sonia expuso su lógica con seriedad.
- ¿Y el auto? ¿Estaba afuera? – preguntó Alan de paso mientras iba a la cocina.
Sonia se asomó por la ventana y al darse vuelta negó con pesadumbre. Araceli corrió escaleras arriba. Entró en la habitación donde estaban los bolsos sin desarmar y comenzó a buscar en los bolsillos del suyo hasta que encontró su celular.
Con desesperación marcó el número de Iñaki y esperó con el corazón en la garganta. Sin embargo nadie entendió. Lo intento una vez y otra más. Aunque fue inútil, siempre obtuvo el mismo resultado. Bajo de nuevo con el celular apretado en su mano y las lágrimas a punto de salir de sus ojos.
- No contesta. – le comentó en un suspiro a su amiga. - ¿Dónde estará?
- Bueno. Ya...Ya... – Sonia la abrazó intentado consolarla. – Además si sus cosas están aquí va a tener que volver, ¿no?
Alan que acababa de ingresar al living se encogió de hombros y Sonia lo fulminó con la mirada. Araceli se sentó en uno de los sillones y se encorvó allí a la espera de noticias de Iñaki. Recién a las doce de la noche un ruido de motor la despertó del sopor débil en el que había caído.
Hacía lagunas horas que habían comido, aunque ella no probó bocado alguno. Luego Alan y Sonia se habían retirado a su habitación. Solo ella escuchó como la puerta de entrada se habría y volvía a cerrarse. Ella pudo distinguir la silueta pobremente iluminada de Iñaki y el alivio la invadió por completo. Puso los pies en el suelo para luego acercársele.
- ¿Dónde estabas? – le preguntó impulsiva.
- Que más da... – la respuesta salió en un tono irritado.
Pasó de largo, sin mirarla y se encaminó a la habitación que se suponía que debían compartir. Anonadada, Ara lo persiguió hasta allí para contemplar como tomaba su bolso.
- ¿Qué haces? – se animó a decir con voz trémula.
- Voy a dormir al sillón. – contestó secamente.
- ¡¿Por qué?! – gimoteó lastimera.
Él se giró mirándola por primera vez desde esa tarde.
- Porque no sé si me puedo bancar esta situación. Y lo mejor es que yo me vuelva mañana mismo a mi casa... a estudiar. – esto último lo agregó entre dientes y con rabia.
Ella no lo soportó y, en un segundo, terminó con la distancia que los separaba abrazándolo con suavidad pero con suficiente firmeza para que no se soltase.
- No te vayas, Iñaki. – suplicó y sonriendo tímidamente agregó. – Se que debí defenderte y callar a Guille. Es que...soy tan estúpida.
Al escucharla, no pudo reprimir una sonrisa fugaz. Más a pesar de todo seguía decidido a seguir a delante. A su vez ella estaba decidida a no dejarlo salir de la habitación.
- ¡Dios! – gritó en un momento ya cansada del silencio. – Deja ya el maldito bolso. Sé que estas enojado y tal vez tengas algo de razón. Pero córtala con las idea estúpidas y decime que te pasa.
- No voy a soportar ver cómo me pasan por encima sin que a nadie el importe un carajo. – le espetó él. - ¿Querías saber lo que me pasaba? Era eso.
- ¿Qué a nadie le importas? – se separó un poco de él para mirarle directamente al rostro. - ¿Y yo quién soy? ¿Y Sonia? ¿Alan? ¿Qué somos nosotros que estuvimos a tu lado los últimos meses? ¿Eh?
Iñaki abrió los ojos y no supo que contestar. Era cierto. Sonia y Alan lo habían recibido con los brazos abiertos y eran buenos amigos.
- ¿No tienes nada que decir? – señaló Ara, lo soltó y, segura de que no se iba a ir, se sentó en la cama. – Si es así, suelta el bolso de una buena vez y ven a sentarte aquí. Quiero hablar bien.
Él obedeció pues no sabía más que hacer. Se colocó a su lado en la cama y ella apoyó su mano sobre la de él junto a su cuerpo.
- Perdón. – se disculpó la fin Iñaki.
- Tú también perdóname. – continuó Ara.
- No soy celoso, pero esa invitación desubicada, los piropos y que tú no le dijeses nada... me sacó...
Araceli se puso de rodillas sobre el colchón y le alcanzó el rostro para acariciar el pómulo de él con sus labios. Él levantó la mano y le acarició la nuca produciéndole un cosquilleo en todo el cuerpo.
- Te prefiero mil veces antes que a Guillermo. – se apoyó en su pecho y le abrazó. – Tienes que saberlo.
Iñaki le levantó el rostro por el mentón y le poso un beso en la frete. Luego otro en la punta de la nariz, en la comisura de los labios. Bordeándole la mandíbula llegó a su cuello. Con deleite sintió como Araceli se estremeció entre sus brazos. Le acarició los brazos hacia abajo al tiempo que la depositaba por completo en la cama. Ella estiró sus manos y entrelazó sus dedos en el cabello de él, de manera que se aferraba bien a su cuerpo sin dejar la mínima posibilidad de que se fuera.
Sus cuerpos se soldaron como si fueran uno y los jadeos quedaron absorbidos por la boca del otro. No le bastaron los besos y los abrazos para pedirse perdón mutuamente. Fue así que, satisfechos, se quedaron dormidos uno junto al otro.

Puede que sea un poco tarde...jeje pero seguro... Espero que lo disfruten...

jueves, 22 de septiembre de 2011

Regalitos.... jeje...




Bueno el primero me lo regalo Tanu.... Gracias nena... Y es un regalito con Test... Ahí vamos...


1. ¿Tus aficiones?:

Mi afición numero uno es escribir, se que es eso a lo que me quiero dedicar... estoy decidida...
Y Bueno leer es mi segunda afición....Ni hablar que luego esta mirar animes (me fascinan)

2. ¿Algún sueño que hayas cumplido?: 

Mmm... no lo sé... Tal vez que el libro que hicimos en El club de las escritoras sea editado en papel... sisi... jeje

3. ¿Tu color?: 


ROSA...ROSA...ROSA....Amo ese color...Soy romantica... jiji

4. ¿Cantantes/grupos favoritos?:

Arjona. La Oreja de Van Gogh. Ha-Ash. Camila..... mmmmm no se...

5. ¿Comida favorita?: 

Milanesas de carne con arroz.... sencillo pero rico... jeje

6.Recomienda libro/saga: 

Esta de mas recomendar Crepusculo...jeje...Asi que Juntos de Ally Codie...

7. Recomienda película: 




Mmmm.... Shakespeare apasionado... Mi villano favorito... ( es una ternura de pelicula... jiji...sisi...aún veo peliculas de Disney)






Este regalito hermoso me lo dio Dulce Cautiva...Gracias Linda.... Te Quiero...


Hora de nominar blogs... llevensé ambos regalitos....:


* Nesbell (http://verelsolunavezmas.blogspot.com/)
* Selene (http://mislocashistoriasdeamor.blogspot.com/)
* Karol Scandiu (http://deseoyoscuridad.blogspot.com/)
* Lullaby (http://wwwletrasdelullaby.blogspot.com/)
* Tania Luna (http://historiasquenoacaban.blogspot.com/) Tu solo llévate el que no tengas.. jeje...

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Ocasión especial...

 Hoy es un día super especial, como lo dice el título, pero no me estoy refiriendo ni al día de la primavera, ni al día del estudiante...(que se festejan hoy aquí en Argentina) sino que hoy en casa, celebramos el cumple de mi papá. Una persona a la que quiero y con toda mi alma. A través de esta pequeña entrada solo pretendo decirle lo mucho que agradezco cada año que pasamos juntos, que no me importa las veces que se enoje o me grite lo sigo queriendo igual, porque es él quien esta a mi lado en todas, quien me alienta, quien me corrige y siempre esta ahí para darme un abrazo cuando lo necesito. ¡¡¡FELIZ CUMPLE PAPÁ!!! Espero que termines bien el día y que lo disfrutes lo máximo. Y exijo que vivas muchos añitos más, porqué no se que haría sin ti.
 A continuación un pequeño fragmento de un momento que es un simple ejemplo de lo que guardo de ti en mi corazón:

 <<-¿Quieres quedarte conmigo aquí afuera charlando? - papá se había acercado mientras sacudía la migas del mantel en el patio luego de la cena.
 - No- dije intentando sonar cortante. Me sentía sensible y estaba enojada con él por haberme tratado mal en la tarde.
 Se acercó más y yo comencé a doblar el mantel. Me rodeó con sus brazos y me apretó contra su pecho.
 - ¿Estas triste? - pregunto meciéndome un poco.
 - No. - respondí segura y sin moverme.
 - ¿Enojada?
 - Tampoco. - dije luego de dudar por un segundo. Quería decirle que no me había gustado su actitud de la tarde. Que era odioso cuando me gritaba sin sentido. Que a veces no sabía ni porqué se enojaba tanto. Pero no le dije nada porque sentía que si soltaba una palabra iba a romper a llorar.
 Llorar como lo había hecho en la tarde cuando, harta de malos tratos, me había sentado en mi cama con mi manoseado ejemplar de una versión algo reducida de Romeo y Julieta para leer mis pasajes favoritos. La lectura me calma y yo había intentado calmarme antes de que alguien me llamase.
 - ¿Sabes que te extrañe? - él rompió el silencio que se había hecho estrujándome más fuerte y besándome en la mejilla. Las lágrimas que amenazaban por salir aumentaron la presión en mis ojos.
 - Yo también. - contesté sabiendo que era la pura verdad a pesar que solo se había ido un par de días. Lo abracé también y mis lágrimas finalmente se liberaron.
 - Yo decía : " ¿Qué estará haciendo mi gordita?" - continuo él pasando su mano en círculos por mi espalda.
 Me dio repetidos besos en mi mejilla y yo se los devolví. Seguía llorando y sorbiendo por la nariz (soy demasiado sensible). Finalmente nos separamos y yo me sequé los ojos borrando todo rastro de tristeza. Para animar el momento pregunte una trivialidad, a lo que él respondió alegremente. Luego cada uno siguió su camino, pero yo ya lo había perdonado.>>

 No sé si él recuerda esto, pero yo si. Es más recuerdo cada momento en que me abrazó y me contuvo. Tengo que decir que para mi es muy fácil perdonarlo, le debo demasiado como para enojarme con él para siempre. Este recuerdo en especial me pareció tan tierno que apenas hubo pasado, ya hace mas de medio año, lo escribía para jamas olvidarlo. 
 No me queda nada más que agregar tan solo un ¡¡¡¡¡TE KIERO PAPITO!!!!!!


domingo, 11 de septiembre de 2011

Un regalo atrasado... jeje ¡Feliz día del niño!


Oh, si... Debo una disculpa enorme a Gisela por no haber subido el premio del día del niño que ella me dío... Es muy lindo, pero sinceramente y aunque me de vergüenza entre una cosa y otra me lo había olvidado, pero como dice el dicho "mejor tarde que nunca"... jeje...Bueno... Ahorita, luego de haber agradecido el super regalito, contesto las preguntas...

  • ¿Cuál es tu clásico favorito de Disney?
La Bella y la Bestia.... es una linda historia de amor...
  • ¿Con cuál de los personajes te identificas más, y por qué? 
Yo me identifico con Flouder, el pez amarillo que acompaña a la Sirenita... A veces soy tan tímida como él, pero se defender lo que mas quiero.
  • ¿Qué príncipe te gusta más?
Felipe... me parece tan romantico...el y la Bella durmiente.
  • ¿Cuál es el villano de Disney que más te gusta?
Jafar... el de Aladin... ese si que era malo....
  • ¿Cuál es tu personaje favorito en general?
Tambor... jeje Amo al conejito super hiperativo de Bambi...
  • ¿Cuál es la canción de los Clásicos de Disney que más te gusta?
No importa la distancia, Hércules
  • ¿Cuál es para vos la mejor trama de Disney?
El Zorro y el Sabueso, una buena historia sobre amistad a pesar de las diferencias....
  • ¿Cuál es la escena que consideras más emotiva?
La muerte de la mamá de Bambi, uno no puede mirar esa escena y no llorar... 
  • ¿Cuál es la más graciosa?
Cuando Dumbo se emborracha con agua con jabon y ve elefantes rosas... jeje no puedo no reirme en en esa escena...
  • ¿Qué historia tiene mejor final?
Hércules... su final es conmovedor... ver como él lo abandona todo por ella....