jueves, 1 de diciembre de 2011

Sueño 2: Tortuoso deseo



Todo era borroso. Solo era consciente de la felicidad que me llenaba, de esa sensación de satisfacción que sentía en el fondo de mi pecho. Mis manos acariciaban protectoramente mi vientre abombado. Solo era capaz de mirarlo con una ternura y un anhelo desbordante. Ansiaba tener en mis brazos a ese ser que sería solo mío.
De repente la situación cambio. Seguía sin ver nada más que a mí misma, pero la felicidad se había esfumado. En su remplazo había surgido el miedo y la impotencia. Estaba segura que algo malo amenazaba la salud y bienestar de esa criatura que crecía en mi interior. También tenía la horrible certeza de que nada podía hacer yo para cambiar algo. No.
Todo desapareció, la angustia, la emoción, la dulce y tersa barriga. Ya todo se había ido, ya no  había más que mi soledad y la persistente sensación de que me faltaba algo. Algo que nunca había tenido, pero que si deseaba con todas mis fuerzas.

Ok, como que les he advertido que mis sueños son raros...jeje... Bueno aqui tienen el segundo... Espero que lo disfruten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario