viernes, 6 de enero de 2012

Sublime semejanza... Cap I


Lizzie
Miré mi objetivo con un ojo cerrado y mis brazos extendidos sostenían la pistola nueve milímetros con firmeza. El callejón donde me hallaba era tan elevado y estrecho que casi no se veía el cielo. Había acorralado a la bestia, que pegada contra la pared del fondo, me observaba mostrando los colmillos amenazadoramente.
Disparé con determinación, estaba preparada para esto, y pude sentir como la fuerza del disparo me impulsaba ligeramente hacia atrás. La bala viajó con rapidez, pero solo le rozó el hombro sin herirla. Gruñí.
El segundo disparo, fue diferente, le dio de lleno en el entrecejo. La bestia se desplomó produciendo un sonido hueco. Levante la cabeza y alcancé a divisar a Phil apuntando hacia abajo desde la terraza del edificio de la derecha.
Me di la vuelta frustrada. ¿Qué diablos me estaba pasando?
Phil cayó detrás de mí y pude oír sus pasos siguiéndome. Me alcanzó en menos de lo que cuesta respirar y me puso una de sus manazas sobre mi cabeza, cubriéndola casi por completo.
Él era enorme, me doblaba tanto en alto como en ancho. Su morena piel cubierta de músculos le daba un aspecto feroz, pero al conocerlo te dabas cuenta que era todo un a caballero, al menos que tratase con monstruos.
- Lizzie, Lizzie. – murmuró musicalmente. - ¿Qué te tiene tan distraída, pequeña? No será que sigues enganchada con el chico del bar que conociste la otra noche. ¿Verdad?
Agaché la cabeza maldiciendo por haberme cortado todo el cabello, de tal manera que ya no tenía la espesa cortina negra para cubrirme las encendidas mejillas.
- Ay, nena. Olvídalo y vente conmigo. – dijo Tod apareciendo frente a nosotros.
- Ja, ya quisieras. – repuse sonriendo y le saqué la lengua.
Tod era todo lo contrario de Phil: flaquito, pálido y rubio. Era lindo a su modo y agilísimo con sus piernas largas, pero definitivamente insoportable. Me mostró los dientes de forma juguetona, mientras se recogía el largo cabello con una bandita.
- Vamos por unos tragos, para festejar otra caza bien hecha. – propuso Phil dándome un empujoncito.
- … y unos tiros mal dados. – agregó Tod malintencionado y yo le levante el dedo del medio.
- ¡Vamos! – festeje mirando a Phil. Luego en voz seria dije. – Y espero que lo perdamos en un vaso de whisky.
Partimos los tres juntos hacia el bar que quedaba a cinco cuadras. Phil y Tod se pusieron a tararear Somewhere over the rainbow, y yo me les uni cantando el estribillo a todo pulmón. Interrumpimos en improvisado concierto solo cuando vimos aparecer en la esquina el cartel de neón que decía Miko`s. Fuimos entrando uno detrás del otro y, aunque Tod quería sentarse a una mesa que estaba junto a la ventana, logré que termináramos los tres en la barra.
Me subí a uno de los taburetes de un saltito y mis cortas piernas enfundadas en un pantalón de camuflaje quedaron balaceándose a centímetros del suelo. El lugar era agradable, dentro de la gama del tipo de bares que se pueden encontrar en un barrio normal. Tenía suaves luces rosas que se mesclaban con el humo del cigarrillo, aroma que no me importaba, y varias mesas dispuestas a suficiente distancia como para que la camarera pudiese pasar con facilidad. Lo mejor, jamás se hallaba repleto de gente.
- ¿Tienes edad para beber alcohol? – gruño el cantinero gordinflón con mala cara desde el otro lado de la barra.
- Albert, yo me encargo de la chica. – dijo un joven de unos veinte años saliendo de la puerta del depósito.
Era hermoso, yo lo sabía, lo había conocido la noche anterior. Bueno, conocer es un término que comprende el conversar, digamos que lo vi. Tenía el cabello cortito, casi al ras del cuero cabelludo del color de la madera oscura, y unos ojos ámbar que refulgían en la semioscuridad del bar.
- Hola, linda. – saludo mientras me guiñaba un ojo seductor y Phil, que se sentó a mi lado, me clavaba el codo en el costado con complicidad muda, pero dolorosa. Yo sonreí embobada y murmuré un saludo incompresible. Por un instante me imagine entre sus brazos, contra su duro pecho, absorbiendo su aroma a menta y café. - ¿Qué van a pedir? – salí de mis fantasías al oír su voz nuevamente.
- Tequila. – exclamó Tod tomando la delantera. ¡Él siempre tan sutil!
- Ron. Y mucho, nada de esas medidas mini. Total el que paga soy yo. – especificó Phil con un movimiento manos.
- ¿Y tú? ¿Qué? – me observo fijo haciéndome sentir atontada.
- Una margarita. – dije sonriendo. ¿De dónde había sacado eso? Lo peor que se me pudo ocurrir fue pedir un trago con nombre de flor.
Tod se carcajeó de mi elección y yo me mordí el labio inferior. Nada mejor para mostrar mis inmaduros dieciséis años, que lo que acababa de hacer.
- Acá tenes. – su voz tan cálida, me obligo a levantar la mirada. Me había colocado delante un vaso rojo y alto.
Avergonzada desvié la vista, mientras él se marchaba a atender otros pedidos. Levante el vaso y de un trago me acabe el contenido, sin esperar al brindis inicial de siempre. Se sucedieron los minutos, pero él no volvió a ver si necesitábamos algo más. Es más, a pesar de revisar la barra en su extensión completa no pude ver rastros de él.
Suspiré desilusionada al observar el vaso vacio y estuve a punto de pedir otro, cuando alguien poso su mano en mi hombro sobresaltándome. En cuanto giré mi rostro me topé con unos ojos color miel.
- ¿Vamos a dar un paseo? – me susurró por encima de la música que sonaba en los parlante. – Ya termine mi turno.
¿Él quería pasear conmigo? No me lo podía creer. Asentí algo exagerada y me puse en pie antes de darle tiempo a arrepentirse. Metí la mano en el bolsillo en busca de dinero, pero me detuvo.
- Cortesía mía, ya la pagué. – sonrío irresistible.
Confundida me volví para ver a Tod y Phil, pero ya se hallaban inmersos en una nueva ronda de tragos.
Finalmente salí de ahí, siguiendo a un joven del que poco sabia y que conocía hacia un día. “¿Qué más da? Es guapo y sexy. Además puedo sola si tengo algún inconveniente.” Pensé sintiendo el tranquilizador peso del arma junto a mi espalda.


Si lo se... es un poco corto. Lamento decirle que los caps de esta novelita son cortos... Que la disfruten y dejen comentarios

1 comentario:

  1. Huy la estas subiendo!! adoro esta historia!! besitos Lulaii!!! tkm!!

    ResponderEliminar