martes, 3 de enero de 2012

Vacaciones: ¡Agua de Luna!



Año Nuevo... Bueno la cena estuvo buena, a excepción porque nos sentaron a mi primo y a mí en la,  mesa de los niños... Digo, por Dios, tengo 17 y el 19... ¿Somos niños? Bueno, no importa... Una y media, me pasaron a buscar y fuimos a la casa de uno de los chicos a hacer tiempo para ir a Agua de Luna. En un principio éramos cinco... luego llegaron más y más... Cayó mi primo... “Que no se chupe porque yo no me hago cargo” Todo una dulzura... Pero que mas daba que él me cuidara si iba a terminar peor que yo...
A las tres partimos todos caminando en barra por la calle... Aún era temprano cuando llegamos, pero igualmente nos fuimos directo a la barra... “¿Quién quiere un fresita?” No hace falta decir que me prendí... Éramos cuatro chicas pasándonos una botella mientras caminábamos por ahí... La música estuvo buena...
De repente la música paró, las luces dejaron de parpadear... El Dj hablo al micrófono dándonos la bienvenida a Agua de Luna y deseándonos un feliz 2012... Y BUM... fuegos artificiales... Miles... Puedo jurar que el césped de club se iluminaba con cada fogonazo... “Ahí hay como ocho mil mangos” dijo una de las chicas... y yo le creí... Fue un espectáculo genial... que duro alrededor de 20 minutos... Todo era silencio... Todos los presentes (al menos tres mil personas) mirábamos el cielo...
Cuando termino, la música volvió a arrancar. La gente a hablar a moverse. Todo volvió a su ritmo como si no pasara nada. Nosotras nos fuimos a la pista, un cuadrado gigante de cemento en cada esquina una columna de metal que sostenía unas vigas de la que colgaba una bola gigante de disco y alrededor cuatro gotas enormes del mismo material que la bola de disco.
Nos apretujamos por ahí y comenzamos a bailar... Mi primo no le veía por ningún lado... Tampoco es que me molestara. Apareció al rato abrazado a una botella de Frizze y ya algo mamado... Seguimos bailando casi sin interrupción, al menos que fuéramos al baño o a comprar más bebida.
En un momento en que bailábamos en ronda y sonaba cuarteto a full... Un pibe que pasaba por ahí intento sacar a bailar a alguien de nuestro grupo, pero las chicas no le daban ni la hora... Resulta ser que una “muy amiga” me empujo a mi... y bueno me puse a bailar con el... Bailábamos todo bien, hasta que les oí decirle “Guarda que el de allá es su primo”... Dios mío como me habré reído... Pobre pibe... Miro a mi primo, que para aclarar es un mastodonte... “Yo no... Yo solo bailaba...” y salió pitando...
Es resto siguió normal... Nos reímos, bailamos... y cinco y media pasadas cuando ya empezaba a clarear y se veían las caras de muertos de todos, decidí irme... Estaba más que muerta... Vale aclarar, que ese día habían llegado mis viejos a la casa de mis abuelos y yo no sé si estaba emocionada de verlos, pero me había despertado siete y media de la mañana para no dormir más en todo el día... Así qué después de 22 horas despierta... cuando llegué a casa me tiré en un colchón y no existí mas...
Me desperté de nuevo a las 12 del mediodía cuando mi mamá me dijo que fuera a comer... Comí como un zombi...y luego a dormir de nuevo... Cuando volví a reaccionar eran las 19 y 40... Habrá sido demoledor pero valió la pena... El año que viene lo repito de nuevo...

2 comentarios:

  1. Hola guapísima
    Hace mucho que no me pasaba¿no?
    Ains, ¿Cambiaste el diseño?
    ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Wooo super noche de JODA: (Junta Organizadora de la Diversion Argentina jajaja re Frizze ñññ) no lo habia leido jaja.

    ResponderEliminar