jueves, 7 de junio de 2012

Publicitando... jeje

Holis!!! Si ya sé, hace tiempo que no subo nada de Pilar, jeje... Estoy en otra... pero pronto volveré. Necesito por ahora concentrarme en un proyecto a la vez. Por lo que lamento decirle que esta vez vengo a hacer publicidad a alguien muy especial para mi.... Mi hermanito...
Si señores, por fin ha decidido abrirse un blog... y escribe... Es bueno, y creo decirlo con objetividad... El es muy imaginativo... Bueno, dejare de hablar y mejor les dejo el link... jeje..


Letras Blancas

Y aquí una probadita de su capacidad...


Hechizo

La nieve caía por la ventana. Cecilia estaba sentada en un sillón negro, con una taza de café caliente en las manos. Era una mujer joven, de veinticinco años, de piel parduzca y cabello negro cual carbón. Sus ojos grandes y marrones se desbordaban en lágrimas. Quería olvidar todo lo que le hacía lo que le hacía mal. Pero sabía que eso no sería fácil porque, a pesar de todo, ella aún le quería.
"¿Puedo sentarme?" una voz la sacó de sus pensamientos. Ella se da vuelta para verlo a él. Siempre tan hermoso, tan calmado, tan correcto... Bueno casi siempre tan correcto. Tobías la miraba fijamente, pero Cecilia no tardó en voltearse.
"¿Qué quieres?" se limitó a contestar. Él sonrió y se sentó junto a ella. Al colocar la mano por su hombro, hizo que a Cecilia le diera un vuelco el corazón.
"Te diré que es lo que no quiero: estar peleado contigo" esa afirmación la hizo sonrojarse. Él aún tenía ese efecto en ella.
El hombre tomo su barbilla con su mano y la fue acercando a ella. Sus labios estaban a punto de tocarse, cuando ella volvió en sí, y lo alejó de un empujón. No podía volver a caer en sus brazos. No después de lo que le hizo. Ademas no le importó que ella hubiese estado llorando. Como respuesta a sus pensamientos, él le preguntó:
"¿Has estado llorando?" Cecilia no pudo evitar asentir. "Lamento lo que viste. Pero te prometo que no lo volveré a hacer. ¿Me darías otra oportunidad?" como respuesta ella se le acercó y lo besó.
No pudo evitarlo. Él era tan tierno, tan dulce y guapo. No pudo evitar volver a caer en sus brazos. Volver a su hechizo...


Recién inicia pero ya pueden leer el prólogo de su novela... Línea de Sangre: Realeza

2 comentarios:

  1. ¡Buenas! Pasando con el objetivo de cumplir con la campaña de “El Club de Las Escritoras” y conocer a todas las socias ^^
    Si quieres pasar de regreso, mi blog: secretosysentimientos.blogspot.com a la orden :D
    Besos, que tengas un lindo día!
    Susan.

    ResponderEliminar
  2. He pasado por el blog de tu hermano y es muy interesante la historia. Lo sigo por supuesto. Un besote Lou

    ResponderEliminar