viernes, 1 de junio de 2012

Sublime Semejanza... Cap. 6


Maximilian
La habíamos pasado muy bien. Ella no había fumado en toda la noche, no sé si los había hecho por el cartel o por mí. Estaba claro lo que prefería creer. Mientras Lizzie iba al baño, a retocarse le maquillaje, yo pagué la cuenta y me puse de pie para esperarla. En cuanto volvió nos dispusimos retirarnos.
Al salir hacia a fuera me animé y la tome por la cintura, ella sonrió al sentir mi contacto. La acerqué a mi cuerpo dispuesto a besarla. Baje mi cabeza y me aproximé a sus labios. Ella me miró a los ojos. Todo parecía perfecto, cuando de repente…
¿Lizzie? preguntó como hablando consigo misma. ¡Lizzie!
Al gritar eso, se separó de mí y corrió hacia la esquina. Me quedé pasmado, cuando la vi arrodillarse junto a una joven que se hallaba tirada en el suelo.
¡Maximilian! me gritó Lizzie entre desesperada y enojada ¿A qué esperas? ¡Ayudame! ¡Esta herida!
Me apresure a  ir a su encuentro. Lizzie la había puesto en pie pasando uno de los brazos de ella por arriba de su hombro y cogiéndola por la espalda. A centímetros de ayudarla me frené en seco. Eran idénticas; el mismo corte de pelo, las mismas pecas, los mismos labios finos…
¿Qué mierda está pasando? cuestioné impresionado por la similitud entre ambas.
No hay tiempo para explicaciones me regaño la Lizzie que iba de falda. ¡Vamos! Llama a una ambulancia. ¡Mierda que eres lento!
A pesar que me estaba insultando, frenético comencé a buscar mi celular en los bolsillos.
No… murmuró la otra Lizzie casi desvanecida. Llama a Tod y a Phil.
Entre temblores y espasmos de dolor, extrajo del bolsillo trasero de sus jeans su celular y me lo tendió.
¡Maximilian! ¡Llama a una ambulancia! me gritó la Lizzie sana. ¡Si mi hermana se muere por tu culpa, te juro que vos le seguís! ¡¿Me entendés?!
¿Hermanas? Gemelas. Ahora todo cobraba un poco de sentido. ¿Cuál de ellas era la verdadera Lizzie? Me volví hacia ellas y al ver la mirada furibunda de una de ellas supe que la amenaza iba en serio, por lo que comencé a marcar el número de emergencias.
Una voz femenina entendió enseguida. Rápidamente y lo más claro posible le di la dirección donde nos encontrábamos pidiendo ayuda médica urgente. Cuando colgué, alcancé a oír como una de ellas suspiraba de alivio.
Ya cumplida la orden más urgente me dispuse a cumplir la otra. Busque el número de Phil en la lista de contactos del celular y llamé.
¡Aló, Lizzie! ¿Cómo va todo? preguntó una dulce voz de hombre.
Eh, hola. Soy Maximilian dije impotente y oí una exclamación del otro lado.
¿Qué pasó? ¿Por qué tienes el celular de Lizzie? recriminó otra voz diferente desde mas lejos.
Es… es que ella esta herida susurre casi inaudible. La llevaremos al hospital más cercano…
¿Herida? ¿La llevaran? gruñó la primera voz, que debía de ser Phil. ¿Con quién están?
Con… iba a decir Lizzie, pero eso era más que obvio. ¿Quién era la otra? Ahora que lo pensaba bien. ¿Quién estaba herida? Mire a las gemelas sin saber cómo continuar.
Toni… dijo la joven mientras aún aguantaba el peso casi muerto de su hermana. Yo soy Toni o Antoniett…
¡¿Con quién estas?! gritó Phil exaltado al otro lado de la línea.
Con Antoniett…
¿Toni? dudo un segundo. Pásame con ella.
Sin chistar le pase el celular a Antoniett. Ella se lo acercó al oído mientras me entregaba a Lizzie. La Lizzie real.
¿Lizz? le susurre y ella asintió. Por primera vez en la vida sufrí un susto de muerte, Lizzie… la Lizzie que realmente me gustaba estaba allí herida, luchando por vivir.
Se apoyó en mí, sin fuerzas. La levanté en el aire para que no tuviera que esforzarse más. Colocó su cabeza contra mi pecho.
Lamento no haber llegado se disculpó en un suspiro. No me sentía muy bien…
Sonrió aún con ganas de bromear. Yo también quise sonreír, mas solo logré hacer una mueca.
¿Sabes? Ya me parecía extraño que no fumaras… comenté más para mantenerla consciente que por otra cosa. Rio y comenzó a toser respirando con dificultad. Aguanta… Ya viene la ambulancia… No te vayas…
Me acerqué a sus labios, como había hecho con Antoniett cuando creí que era ella, pero más emocionado que antes. Junte nuestros labios en un suave beso intentando darle aliento. Sentí un suspiro feliz de su parte y luego la perdí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario